BLOG
Blog
LA VALIDEZ DEL CONTENCIOSO ELECTORAL II/III

Zacatecas
Miércoles, 19 de abril de 2017

Blog

Por Lic. José Corona Redondo

Publicado en El Sol de Zacatecas el 19 de abril de 2017.

Continuando con la elección presidencial de 2006. El IFE abrió solamente el 5% de los paquetes cuyas actas registraban inconsistencias aritméticas (actas que sumaban el 64% del total), siendo que la ley preveía la apertura de todos los paquetes que estuvieran en dicha situación (como lo hizo saber más tarde el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF), en una primera sentencia sobre el proceso, en agosto de ese año). Y justo era eso lo que el PAN pregonaba; la apertura del menor número posible de paquetes, por lo cual se le percibió al IFE de alguna forma en coincidencia con la estrategia del PAN, poniendo en duda la imparcialidad de sus decisiones.

Algo parecido sucedió en el TEPJF, que no quiso revisar todos los paquetes electorales o al menos todos aquellos cuyas actas registraban inconsistencias (y que el IFE fue omiso en recontar contrariando la ley), siendo que el Tribunal está obligado constitucionalmente a ordenar cuanta diligencia sea necesaria, y facultado por la legislación y la jurisprudencia a abrir todos los paquetes electorales que hiciera falta para dotar de certeza a un resultado estrecho entre primero y segundo lugar. Tenía que haberlo hecho así para ser exhaustivo en la evaluación del proceso mismo e imprimir certeza en el veredicto final (Crespo José Antonio. “Hablan las actas: las debilidades de la autoridad electoral”. México. Random House. 2008).

Al no hacerlo, fue justo la certeza lo que faltó en torno al resultado final. Una encuesta ordenada por el IFE después de la elección refleja que el 50% de los ciudadanos dio por válido el triunfo de Calderón, en tanto que el 37% pensaba que hubo fraude electoral, y el resto se consideró incapaz de saber quién realmente ganó (IFE Parametría. Septiembre 2006). En otras palabras, no hubo consenso electoral sobre la fidelidad del veredicto oficial. Todo ello, inevitablemente se percibe como un retroceso en la calidad y credibilidad de los mecanismos democráticos para contender por el poder.

En lo que hace al segundo eje de la democracia, la rendición de cuentas, tampoco hubo un avance respecto de lo que prevalecía en el régimen priísta. El presidente FOX, que contaba con plena legitimidad democrática y el respaldo mayoritario para llamar a cuentas a funcionarios corruptos del pasado y del presente, prefirió declinar esa empresa para buscar una alianza legislativa con el PRI (principal afectado potencial de la rendición de cuentas), con el propósito de sacar adelante varias reformas estructurales en materia económica (fiscal, energética, laboral). No lo logró, pues el PRI no colaboró en el Congreso. Pero en cambio muchos casos de posible corrupción y abuso de poder quedaron en absoluta impunidad; después el dinero público que el sindicato petrolero desvió a la campaña priísta en el año 2000, hasta diversos casos de corrupción o abuso de poder de gobernadores priístas, panistas, perredistas, del Verde Ecologista. (Continuará).



Visitas: 159


BUZÓN DEL PRESIDENTE
DEL PRI ZACATECAS

BOLETÍN SEMANAL DEL PRI


  botón para suscripción del boletí
TWITTER